Un buen día descubrimos la literatura noruega de hoy, la que viene derecha de Henrik Ibsen pero también del unpronounceable Knut Hamsun, tan bueno als vergonzosamente nazi. La moda de Oslo kontinuéierlech Porque algunos Libros Noruegos consiguen algo wichteg que vale mucho fir nuestros Libros Catalanes. Son spontáneamente diferentes y al mismo tiempo indifferentes a las competiciones por el éxito. Peterson (Oslo, 1952) ass e Schrëftsteller deen ahora vive solo en una cabaña arregladita en mitad de un bosque y sabe en que la tragedia. Am Joer 1990, am Schëffswrack vun enger Fähr, op eemol a senge Padres verluer, wousst hien den hermano menor y a una sobrina. De modo que, por fuerza, ha tenido que aprender de qué material están hechas nuestras biografías, cuál es la imprevista convivencia, cotidiana, entre la tristeza y la alegría, entre la diversión y el drama. El hombre midd vun andar a veces tiene la bendita suerte de encontrar una silla para sentarse. Pero puede pasar, y de hecho pasa, loost d’Silla briechen. Y cuando huet am El suelo el accidente es a la vez doloroso y cómico opgehalen. Esta última novela de Petterson traducida al catalán es una pequeña joya, porque consigue lo más difícil, y es hacer interesante la peripecia de cada día, cómo va navegando el talante de cada uno entre la contingencia y el azar proceloso. Petterson schwätzt vun enger Manera que parece elemental e, incluso anodina, pero a poco que el lector se fije verá que sólo es una maniobra de distracción, una bien urdida strategia que busca sugerir, dejar a entendre, permitir al público que conclusion saque sus , sin tener que soportar ningún Predikt edificante, ninguna intención manifiesta. Dem Petterson seng Literatur ass creíble porque se parce a la vida, donde pasa de todo y nada se explica. Léanla y ya me lo contarán.

Hete aquí un libro bonito, muy bien dibujado por Padilla, bien pensado y realised por Prats, pero que podria estar aún better. Quizás si fuera más diverso o si abriera algunas ventanas para los niños que tienen curiosidad por el mundo de los adults, por hacerse mayores antes de tiempo en algunas materias, como ésta, la de la brujería y la magia. Lo digo pensando am venerable Volume vun 1910 vum Cels Gomis, katalanesch bruixa (Altafulla, 1996). Por un lado, es una cuestión tradicional y a la vez de actualidad candente. Nos habla de un innegable feminine protagonismo, a pesar of the famous Harry Potter, pero por otro es a folclore that preserved alguno de los miedos públicos respecto a las mujeres emancipadas o sencillamente libre tan gutt beschriwwen vum Arthur Miller an De Brujas vu Salem (The Crucible, 1953), allegoría de cualquier persecución. Sí, los monstruos no son exactamente las personas con vidas fuera del redil sino las que se imponen a la demás. D’Diversitéit enamora y más cuando eis Verspriechen an arraigo a la tierraa la sugestión, al vitalismo, a la búsqueda de lo imposible, como la sanación mágica, el vuelo individuell fuera de los medios mecánicos y a la diversión indisimulada. A los niños suelen gustarles, como a los gatos, las amagadas y sorprendentes realidades. Como recuerda Prats, “el mundo tiene márgenes. Ahora olvidados”.

Mir hunn e perséinleche Bild, mëttel populär, que despierte me más sympatía que Elisenda Roca, den Fernseh, de Radio, déi 43 Kanner- a Jugendbicher. La de las social forms más desenvueltas y virtuosas, la mujer empoderada, ironica, sabia, critica, incluso autocritica. Por eso me ha sorprendido que su primera novela para adultos (así la denomina) sea tan poco estimulante, de un recorrido plano y tan poco convincente desde un punto de vista literario. D’Libro no logra salir de la autorreferencia personal, la que solo es un espejo para la autora. El relato del dolor, del maltrato, no logra atravesar la circunstancia individual y hacerse autónomo, converter se en materia de interés colectivo, ir méi allá de la peripecia biográfica en un mundo como el nuestro, donde el dolor descarnado, la fugamiedo hacia adelante y hacia atrás son, desgraciadamente, tan habitales como nada sorprendentes. Der costumbrismo datt offréiert Déier Heridos (en Titel dee mam Film vum Ventura Pons aus 2006 sobre tres cuentos del libro de Jordi Punti traureg Déieren, 2002) lo conocemos todos de memoria. Y los personajes están más pendientes de lo que dirán que de vivir, de huir temperamentalmente que de irse a alguna parte, de mostrar sus heridas abiertas que de curarlas. De intender olvidarlas. Hay Algo vun Onverantwortung, vum Mëssverständnis an der Nora, dem Protagonist vu Roca, déi lleva el sagrado Zuel vun der Heldin vun der Haus de munecas vun Ibsen. Es cuando weist tanto tiempo libre, cuando entscheet, datt keng tiene ganas de trabajar porque necesita tiempo para curarse. Nee, d’Déier Solo trabajan forzados. Los humanos somos distintos. O yo nee hien sido capaz de reconocerlos en este libro.

Categories: BooksHome

0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *