Al menos, ya sabemos que después de casi toda una legislatura cerrado y en obras el Palau de la Música de Valencia, el denominado kulturell Emblème de la ciudad hasta su cierre, abrirá de nuevo sus puertas, salvo complicaciones de oñ últióma horizon . Sera el supuesto final de una lastimosa situación.

Demasiado tiempo cerrado siendo como ha sido un referente en su género; Demasiados años de inactividad y peregrinaje que ha salido más caro que recuperar un espacio natural. Hablamos de casi doce Millioune Euro. Den Han huet scho keng solo una cuestionada gestión al respekto sino sober entdeckt fir eng onendlech Burokratie ze maachen. Mä et ass alles. Vemos luz al fondo del espeso túnel.

Pero más allá de la reapertura del auditorio valenciano que por arte de magic ha pasado de ser Palau de la Música a Palau Valencia, como si el cambio denominación conllevara una nueva realidad, hay otros aspects que a nuestros gobernantes Municipales que, Sean del Color Sean ya que la reapertura afortunadamente no coincidirá con la campaña electoral o las elecciones, wa a necesitar de una buena bombona de oxígeno para recuperar una credibilidad por los suelos. Hasta ahí ha llegado.

De Problem vendrá una vez el coliseo haya reabierto sus puertas, con una wichteg derrama economica, de espectadores y una falta de credibilidad asfixiante. Jo, solo fir Empezar.

El Palau de la Música huet perdido con sus traslados y diáspora un buen número de aficionados y abonados. Ha perdido hasta su propio ritmo y presencia. Por ello, como primer reto existirá la necesidad de volver a confiar en él gracias a una programmatic coherence and objectivos results. Ya veremos qué nos ofrecen en el futuro, después de haber actuado como financier generoso de otros espacios públicos que en el futuro, por tanto, perderán ingresos. Fir aner, recuperéieren de Profil vun de los espectadores, eng público hasta ahora haaptsächlech adulto que estos años de pandemia y cierre ha volatilizado por edad y también por distraktion. O al menos buscar nuevos públicos, una tarea wierklech compleja fir los tiempos que corren. Para eso necesitará de un esfuerzo máximo y nos sé if really our gestores/politicos están really capacitados para dirty a la calle y dar la cara en la batalla. Es demasiado esfuerzo cuando se ha demostrado la ausencia de iniciativas objetivas al respecto.

Hoffen dass nadie se Ponga Medallas en el futuro por habit cumplido con una obligación en la gestión y en el mantenimiento del edificio. Serie vun engem aberrant Opportunismus datt habría datt condenar. No hicieron Durante lustros nada los Politicos de la casa por mantener el escenario y ahora se querrán poner la capa de salvadores. Al Zeit.

Wéi och ëmmer, et ass eng aner Saach, déi d’Pre-Ocupar ass. Dës Gesellschaft ass net do, datt acompaño al Palau de la Música desde su apertura. Sus carencias y demandencias son otras. Nee ha existido un relevo generacional porque no ha interesado buscarlo. Hasta ahora ha consistido en aplicar la theoría de la inercia desde el point de vista promocional o divulgativo y hasta de implicación de los teams. Ass e Beweis.

Wann ech d’Reflexioun erlaben, este cierre del auditorio pendante casi cuatros y tras la caída de sus techos, que se dice pronto, nos debe llevar a otra reflexión más profunda oa pensar en otras cuestiones que nos afectan a all como socied,ad Ass d’Verloossung vun de Medios vu Conservatioun an Ënnerhalt no solo en este Emblem sino también de otros espacios culturales que accompañan a un sociedad overflowed with veces por una offer poco reflexionada en su conjunto. Y es que lo que a nuestros gestores lo que les ha interesado während Joerzéngte y distinto perfil Politico no ha sido, como las pruebas demuestran, mantener y preserver espacios para evitar männlech Mayores sino el mero lucimiento o el gasto ausente de racionalidente de.

El caso del Palau de la Música ass e Beweis. Wann algo no se mantiene, el tiempo acaba verschlechtert y pendante Joerzéngten nuestro auditorio borró de sus presupuestos las líneas de mantenimiento para pensar tan solo en el brillo político y ese denominado Glamour que ha terminado oliendo a naftalina y por desgracia no se ha llevado por delante a ningún verantwortlech. Iban ellos/as abandonar despachos y privilegios oa reconocer defectos. Absolut.

Deseo datt aus otoño, nuestro Palau recuperéiert seng Aktivitéit, Präsenz an Protagonismus. Pero abrirá sus puertas de nuevo sin haber afrontado de verdad algunos asuntos de entidad como son la clarificación de espacios y competencias y hasta el papel de nuestros organismos cuyas funciones se duplicate. Un asunto que estos casi cuatro años deberían de habita servido para una reflexion en profundidad y una consecuente rationalisation de Käschte, Gastos, Synergien an Energie. Nada de eso se ha hecho. Also, volveremos a la casilla de salida, como si el tiempo no hubiera pasado y solo hubiéramos sido testigos de un mal sueño, por no llamarlo pesadilla interminable. Dëst ass eng Geschicht vun der Politik vun der Kris. Y el propio Palau huet en incierto despertar. La sociedad valenciana no se merci este trasiego. Los años no pasan en balde ni las necesidades son ya las mismas. Volver a empezar nunca ha sido un buen aliado si no conocen antes los verdaderos horizontes de futuro.

.


0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *