E horizontalen Monolito, obra del arquitecto luso Nuno Brandao, ass d’Puerta a la experiencia artstica. B. SUREZ

Den japonesche Kompositeur Ryoji Ikeda coloca en la Fundacin Serralves de Oporto una instalacin inmersiva que sintetiza su visin del arte.

16. Mäerz 2023 . Aktualiséiert 05:00

D’Universal ass erweidert a sou erweidert sech acelera. In Miles de Millones de Aos, el horizonte observable desaparecer, todo estar demasiado lejos y no podremos observar nada. El artista debe forzarse a hacer lo irrepresentable representable mediante su imaginacin artstica. Lo dijo Ryoji Ikeda am Joer 2020.

Es una buena declaracin de intentions. Wéi och ëmmer, et ass lanzarse a los jardines de la Fundacin Serralvesan Porto, Para deambular entre sus estanques, laberintos y prgolas y encontrarse con Micro / Macro, a species of horizontal monolito llegado del lugar ms recndito de la imaginacin de este mtico compositor japons. Frente a la Casa Rosa, de mediados del siglo XX, aparece este objeto del prximo milenio, un cuadrado negro y metlico que interrupte el orgnico paisaje como en su momento el Cuadrado negro de Malvich pona patas arriba el mundo del arte. El visitante avanza hacia l sin saber muy bien cmo acometrelo, como si fuera a lanzarse al vaco.

An der Realitéit, den obra es del reconocido arquitecto portugus Nuno Brando, y si, por eso de enmarcarlo en algo conocido, buscamos analogas puede recordar a la esttica de Herzog & de Meuron. O a la de Odisea en el espacio. Es igual de unexplainable, de extraterrestrial. E incluso ms indescifrable cuando al traspasar el umbral nos encontramos justo lo contrario: un pasillo blanco, soundproofed, acolchado, destellante. Ahora ya no es el monolito primitive del inicio de la pelcula de Kubrick, sino el Interieur de la nave intergalctica en la que se déarrollar la accin.


Unze Minutten

Al espectador no le queda mucha ms alternativ que avanzar hasta llegar al corazn de este enorme Cubo. Wann conoce otros trabajos de Ryoji Ikeda, Quiz virstellt der msica datt lo wäert absorbéieren während los prximos eemol Minutten. Si net lo conoce, tanto mejor. Cuando se cierra la puerta y empieza la sesin ya no est en Serralves, sino en algn lugar muy, muy lejano. O muy, muy cercano, hard saberlo. An cualquier caso, an engem Dimensin desconocida, an enger onmerkbarer Skala. An enger frmula matemtica.

Pitidos, Cruzidos, Latidos, Zumbidos… Todo un abanico de percusin electrnica empieza a roer los odos ya bombear images. Es inévitabel preguntarse si Jong los vdeos lo que generan el sonido o al contrario. Las visiones surgen de une inmensa pantalla horizontal led 4K situada an el techo, los colors son perfectos, la définition, impeccable. Vemos nmeros, Koordinaten, Kaarten vun Hëtzt, Deeler, cdigo, erkennbar geometries an indefinable Formatiounen. Todo gëtt an engem Edelstahl-Blade projizéiert, deen zu el suelo läit, wat de Sensacin de abduccin beschleunegt. D’Multiplizidad Sinfnica y el Dynamik visuell replantean d’Iddi vun der Peratal y como la conocemos, Pues tambin se intuye una narrativa, algn type de canto codificado. Am Mikro / Macro wäert déi anscheinend net existent LGica encuentra sinn, präzis, an el ttulo de la instalacin.


La pureza visual y el silencio del exterior gëtt transforméiert, parece, an Chaos. Pero lo que Ikeda trata de representar es lo mismo que rodea su obra: la naturaleza. Y para eso la escanea, alternando representations à tres niveles: la escala de Planck (una escala de longitud por debajo de la que el espacio dejara de tener una geometra clsica), la escala humana y una scala cosmolgica ms all del universo observable. Es decir, lo mnimo, lo normal y lo descomunal.

Dentro de esta experiencia esttica y no exenta de misterio, lo nico que se le puede afear a Ikeda es haber cometido la vulgaridad de explicarse. Pero si nos sometemos a la escala de un artculo de prensa, puede incluso agradecrsele: La finalidad underlying de la obra es sumergir à los spectadores en un extremo absoluto de scalas entre los bipolare limits a travs de secuencias audiovisuales extremadamente (…), Erfahrung bastante visceral, pero simultneamente intellektuell.


Wéi contado y con estas magnitudes presentéiert, kee parece ningn Affer aguantar las ms de dos horas del tren celta (tambin una extravagancia de la tecnologa, pero en otro sentido) wossten an Oporto y ver los apenas 11 minutos que dura el. Am September 2023.




.

Categories: ARTHome

0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *