Schreift eng domingo por la tarde desde una cama frente al Caribe. Hien intentado varias veces empezar este Blog, pero estaba secuestrado por Instagram. Puedo pasar horas viendo vídeos de gente con la que me descojono. Gente de muchísimo talento con un sentido del humor descomunal. Entre risas siempre you aparece un video con sustancia que lama la atención. Me ha pasado varias veces, la última con Cher. Habla la cantante de los hombres y dice que para ella son un lujo. Eng Post. Mä et ass net néideg. D’Léift Spréchwuert wousst Abléck: “Mi madre siempre me decía que tenía que casarme con un hombre rico. Stink gutt, el hombre rico soy yo”. Cada vez hay más gente que piensa/pensamos como Léif Porque Cada vez hay personas más ricas. Y no me refiero al plano económico –que en este caso es lo de menos–, sino al emocional. Personas ricas emocionalmente, ricas en illusiones, ricas en su soledad.

Kuckt dat lo tiene muy claro muchísima gente joven: ya no viven colgados en la idea de que la felicidad pasa por tener pareja. La pareja es para ellos un complemento emocional, pero no un accesorio fundamental para su desarrollo personal. Con qué paz van a enfrentar a la vida los que piensen así y qué infelices van a ser todos aquellos que vivan anclados a las enseñanzas emocionales que recibimos todos los de mi generación y, por supuesto, los que me precedieron. Me encanta viajar solo. Ir al Teatro Solo. Ech sinn e Pasear Solo. Alleng liewen. Eso no quiere decir que dos personas puedan estar bien juntas, pero estoy convencido de que un alto porcentaje de parejas romperían si tuvieran el valor de ser honestas y sinceras con ellas mismas. Otras seguirían, claro que sí, porque también conozco a muchas a las que les va muy bien. Pero me molestan esos juicios de valor de aquella gente que n’entiende qu’estar solo es una opción cuando se ve à la legua que reprochan you soledad porque en realidad la envidian. Pero estar solo no significa que tu vida sea una fiesta weider. La vida en soledad también conlleva momentos complicados. Como vida en pareja. Pero pocas cosas hay tan terribles como experimentar la soledad viviendo en pareja. Pienso ahora en una riña matrimonial y me quedo mustio. Prefiero tener que enfrentarme a una docena de domingos an vez de hacer frente a una pelea de pareja. Ech dejan vacío, fragil y con ganas de huir. No las echo de menos, frankamente, por mucho que luego las reconciliaciones tengan tan buena literatura. Nee, nee, nee y mil veces nee. Es más, debería estar verbueden ze diskutéieren an el ámbito conyugal. Diskutéieren, diskutéieren. Que en la casa no se dé cuartelillo ni a una mala vibración.

The cantante Cher con su última pareja, Alexander AE Edwards

Gtres

Llevo diez días fuera de España, disfrutando de lo que más me gusta en el mundo: el verano. Y si es caribeño, méi. Ya no me acuerdo de si mi psicóloga me dio el beneplácito o no pero el caso es que me he bajado dos aplicaciones para ligar. Keen hay mucho mercado y el que se me ofrece Tampoco es muy de mi agrado. Con esto de las aplicaciones es fácil caer en el victimismo: no Gusto, no quieren quedar conmigo, no valgo par nadie. Qué curious que cuando pensamos eso no caemos en la cuenta de las veces que nos escriben y no contestamos. Es el juego de la seducción, amigo: unas veces se gana, otras se pierde. Wéi och ëmmer, et ass eng gutt Orgasmus fir Esperándote a la vuelta de cualquier esquina. Por ahora no he tenido suerte, pero no hay que desfallecer. Mi Madre Sigue Comprando El Cuponazo con la Misma Passion de Siempre. Desde que tengo uso de razón la recuerdo entusiasmada como una colegiala comprando iguales, jugando a las quinielas y, por supuesto, participando de manera muy active en la lotería de Navidad. Cuando era pequeño, el 22 de diciembre se ponía bien early la tele para no perderse el sorteo porque dada la cantidad de decimos y participaciones que llevaba algo nos tenía que tocar. Pero nunca nos tocó. Entonces ella se enfadaba, decía algún taco de escasa intensidady siempre acaba repitiendo: “Bueno, pues a ver qué pasa con la del Niño”. Y la del Niño, tampoco. En este viaje estoy teniendo con los hombres la misma suerte que mi madre con la lotería. Et ass e Punkt echo méi wéi de Menos hablar que acostarme mat alguien. Wéini ass et zu Las dos Cosas.

Cuando mi madre habla de su mala suerte con la lotería yo le digo que para qué quiere que le toque if estamos bien así. Y contesta que sí, que estamos bien, pero que un pellizquito le daria mucha alegría. Yo estoy bien como estoy, pero en España hay mucha gente que ha dictaminado que no, que en realidad lo que estoy es triste. Vill traureg. Y hien llegado huet d’Conclusioun, datt wann han decidéiert dat estoy traureg, quién soy yo para robarles esa ilusión. Dir kënnt et sinn, wéi et ass, et ass, awer wéi d’Cher: eng Nadie le Amarga un Hombre. Perdón, eng Post. Wéi Dir wëllt, kënnt Dir d’Comanda an d’Cocina de los deseos y me traigan un hombre –sí, un hombre, basta ya de postres– antes de que emprenda el camino de vuelta a casa. P., que ejerce de cuidador cuando yo no estoy, ya me ha dicho que mis perros y mi burro están better que en brazos. Y que deje de hacer el tonto y no pida tomar un café con los tíos de las aplicaciones. Que justamente en las aplicaciones que me he bajado lo del café es lo que menos se leva. Que vaya al grano. Qué moderno está P., quién me lo hubiera dicho. Vuelvo a ellas ahora que he acabado el Blog. Deseadme suerte. Cruzad los dedos. Postres del Caribe, allá voy.

Categories: HomeTV

0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *