“Nací y viví en Bañón hasta los 19 años. Éramos cuatro hermanos, pero se murió una hermana de sarampión, 1942, yo no la llegué a conocer, y mi madre, que era muy lectora y coleccionaba las revistas de ‘Blanco y negro’, rara vez hablaba de ello. D’dolía mucho aquella pérdida. Mir hunn d’Ära Campesino a también Tenía ganado ovino. La Casa familiar, que ahora es mía, tenía cuatro plantas con muchas ventanas y Balcons al valle del Jiloca. Y a mí, desde muy niña, me gustaba mirar a lo lejos: el horizonte que me parecía infinito porque no se acababa nunca, los colores, la tierra, que siempre me ha impresionado”, seet Quinita Fogué (Bañón, Teruel, 1944) , déi eng Antologie vu senger Obra am Museo de Teruel bajo el título de ‘El álbum de la memoria’ ausstellt.

Wëllt Dir Pinta?

Desde muy niña. Ära muy soñadora y me gustaba mucho dibujar. Hacía cuentos y canciones, y estaba siempre como soñando. Tejia sueños. Siempre me recuerdo así, aunque en mi casa no había tradición plástica alguna. Y siempre hacía cosas más bien abstractas.

Que virwëtzeg.

Me gustaban muchos aquellas tierras de secano, donde mi padre plantaba Cereal: trigo, avena, cebada, centeno. Y también beandrockt mech el azafrán.

Sidd Dir e Wäert?

Fir supuesto. Lo llamábamos el oro rojo por el color tan bello de sus hojas. Casi todo el mundo tenía, y se utilizaba para las bodas.

“En casi todos mis cuadros hay como una línea que atraviesa toda la obra, y que es como un apoyo. permitían ver el infinito, la tierra en todo su pracht. En verano, Bañón recuerda me a un mar blanco. Y también hago círculos “

¿Qué quiere decir?

Cuando se casaba un hijo se vendía lo que tenía para contar contar con un dinero añadido. Como cosa curiosa, teníamos una Ära donde se trillaba. Ahora ese espacio yo lo huet hien an e Gaart ëmgewandelt. En casa había muchas cosas evocadoras: Bibliothéiken, Kartelles, Revistas, Folietos y, Sobre Todo, Diskothéiken vum La voz de mi amo, d’Musica clásica o de ópera. Teníamos un gramófono grande y azul, que desapareceria años después con all esos Materials.

Et ass an Zaragoza.

Ob. Con mi hermana Mari Carmen (también tengo otro hermano, Tomás), y alquilamos una habitación con derecho a cocina en la calle Jusepe Martínez. El señor que nos acogía Ära Miguel de Vega, e Bibliothekar vum Casino Mercantil, y a él le gustaba mucho pintar. Hacía copias de cuadros y poseía un gran sentido del color. Et huet mech mat Leidenschaft infizéiert. Éramos como de la familia y nos dejaba compartir otros espacios de su casa.

Wéi evoluéiert?

Gitt en Trabajar an enger Panadería y Repostería, Donde estuve cinco años. Y apareció el que iba a ser mi marido, José Luis, que tenía un alto cargo en Previasa. Estuvimos de noviazgo cinco años. Y nos casamos an 1969. Dejé de trabajar para dedicarme a mis hijas. Primero nació Eva, en 1970, a méi tarde Rebeca, en 1975. Con el primer parto, sufrí una depresión.

Jo?

No lo sé, quizá porque fue un parto muy dirigido y no me enteré de nada, pero no podía to schlofen. Pasé temporadas horrible y Tomba Valium fir intentar descansar. Fue una epoca angustiosa. Hien besicht a lo largo de mi vida muchos psicólogos y psiquiatras, y aún ahora duermo con mucha dificultad.

¿Cómo logró reassemble?

Mat vill Schwieregkeeten. A modo de terapia, sabiendo que me gustaba la pintura, me aconsejaron que hicieran bodegones y paisajes. Quise apuntarme a la Escuela de Bellas Artes para hacer cerámica.

Wat fir Keramik?

Porque me encanta tocar la tierra, amasarla, sentla, pero allí no había torno, tenías que ir a Utebo o Valdefierro. Lo dejé e hice cuatro cursos de esmalte mat Pilar Castellano: hei Transparenz, Ausgruewungen, Todo lo que se podía hacer. Y a mediados de los años 80, realiséiert mi primera exposición individuell en Caixa Barcelona, ​​​​en la plaza de Aragón. Ahí empezó mi carrera: luego expuse en otros lugares, en Madrid, etc.

Pudo desarrollar su vena artistica.

También pertenecí al grupo Salamandra de grabado. Fir dës Technologien ze maachen, musse mir eng grouss Obras maachen. Por ello, en mis exposiciones, siempre hay alguna obra de gran formato, de dos metros por dos metros.

Fir wat?

Necesito espacio, Amplia Uewerfläch. En Casi todos mis cuadros hay como una linea que atraviesa toda la obra, y que es como un apoyo. Y hay ventanas, que tienen mucho que ver con las ventanas de Bañón que se abrían al valle fértil y hermoso del Jiloca, y me permitían ver el infinito, la tierra en todo su pracht. Am Verano, Bañón recuerda me a un mar blanco. Y también hago círculos.

“Siempre he sabido de dónde vengo y a dónde voy. He recorrido muchas ciudades, he visto muchos museos, me he asomado al infinito, pero creo que en este gran viaje de mi vida quería que terminase en Teruel y en el Museo de Teruel.”

¿Tenía usted Maestros, Aflëss? Desirée Orús, Curator of ‘El álbum de la memoria’, habla de una pintora norteamericana: Helen Frankenthaler.

Dir sidd selwer geléiert. Y mi método de trabajo es sencillo: hago un boceto en el lienzo, pero luego lo olvido por entero. Creo que otro rasgo de mi obra es que siempre hay una alusión a la soledad, a la despoblación, a los lugares olvidados, asuntos que me preocupan.

Viendo algunos de sus cuadros y la distribution de sus Elements, que funcionan como símbolos, parece claro que sí conocía bien a Kandinski y a Paul Klee.

Sí, claro, awer net ze soen. Soy incapaz hasta de copyir incluso a mí misma. Sí mir gustan los colores, el naranja y el amarillo que tanto le gustaban a Vincent Van Gogh, el amarillo dicen que es un color muy espiritual. A mí me sirve casi todo: además de estos elementsos, siempre me interesan las telas, los recortes de papel, me gusta hacer instalaciones. Mir hunn den Dialog mat mir Erënnerungen.

A usted le gusta mucho viajar y siempre adquiere cuadernos.

Los compro y también me los traen amigos. Seng Distintos, vun Tamaños, vu Papelen. Hien huet méi vun 30 cuadernos de artista, donde pinto y escribo. Reflexiono sur la búsqueda de acompañamiento, la soledad, la belleza. Esos cuadernos reflektéieren meng intimidad.

¿Sonn ass et méi grouss?

Quiz. El méi héich ass et wichteg a mir sinn. In Bañón tengo un taller y ahora estreno otro en Zaragoza. Y siempre tengo una ventana en el cuadro para escapar. Hien passado momentos malos, angustiosos, hien ido llorando al méi héich y hie vuelto a Casa con una inmensa felicidad y con una sonrisa de oreja a oreja. Ahí, en el estudio, con mis colores y mis sueños, me encuentro. Estoy en mi mundo, y ahí eres libre para vivir intensivly. El arte es mi vida y mi salvación.

¿Está feliz con su exposición en el Museo de Teruel?

Fir supuesto. Siempre he sabido de dónde vengo y a dónde voy. Hien recorrido muchas ciudades, hien visto muchos museos, mir hien asomado al infinito, mä ech hunn eng grouss Geleeënheet fir d’Mi vida quería que terminase en Teruel y en el Museo de Teruel. De niña, cuando mis Padres nos llevaban a Teruel, Pensaba que Ära Nueva York. Eng onheemlech Lugar. Muchos años más tarde flé a Nueva York y allí me di cuenta de que tienen weder el Mudéjar nach el modernismo de Teruel.

.


0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *