Keen hai duda de que Pablo Picasso, waacht e que por sus venas corrían gotas de sangre malagueña, quedó inmerso y pritado de la cultura catalana dure el tiempo en el que vivió en Barcelona, d’Stad, déi den enseñó war el genio en el que se convertía. El jovencísimo pintor conoció a algunos de los numbers that representaban el arte que se estaba haciendo en Cataluña, especialmente a las vacas sagradas del modernismo, como pueden ser Ramon Casas o Santiago Rusiñol, además de ser testigo del de alguna massive wholero vum Jacint Verdaguer.

Con su lápiz, Picasso fue retratando algunos de los protagonistas del momento, algunos de ellos habitual contertulios de la cervecería Els 4 Gats. Uno de ellos fue el Komponist Enric Morera.

.

Categories: ARTHome

0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *