De José Luis Laín, de Besëtzer vun der En Frío Bar (Josefa Amar y Borbón, 13, zu Zaragoza) huet kloer: “Hay que arrimar el hombro a los artists y fomentar el arte”. Así lo siente y lo manifesta. Él y su hijo Noel. Vun dësem Site años su alargado local, donde el buen gusto y la selección de cuidadas tapas, expone a distintos artists. “Tenemos por norma exponer uno al mes. Los Kënschtler Animan el local, lo decoran, y nosotros ofrecemos un lugar para sus cosas. Eis Interessen ze maachen: Molen, Fotografie, Keramik (si es plana, claro), Dibujos, Grabados”, Wierfel, y recuerda que tiene Petitioune fir todo el año 2023. El pasado día 3 de enero inauguraba Ana Baquedano Ochoa; y para febrero contará con Miguel Ángel Arrudi.

“Los Kënschtler Jong muy Amables. Y a veces nos dejan una de sus obras”, Wierfel, y muestra una suerte de gran mural de muchas piezas de diversas técnicas: Illustration, comic, y todo lo citado antes. Señala un bodegón y Wierfel: “Para nosotros todas las piezas son valiosas, pero tengo la sensación de que este cuadro lleno de color, este bodegón de Fernando Moles es una obra muy especial”, Wierfel. Y confiesa: “Es una sensación porque yo de arte entiendo poco”. Todos los artists han hecho cuadros alusivos al frío.

Los cuadros son en el fondo como una pequeña Installation donde la artist el dibujo o la acuarela con fragmentos vegetales, pueden ser hojas, ramas, detalles florales, y logra crear una pieza amiable, etérea, decorativa, muy agradable de ver.

‘Los niños perdidos’ heescht d’Veintena de piezas vum Ana Baquedano, dat wäert eng Selektioun vu senge Retratoen (domina el dibujo) sinn, déi e spezielle Charakter huet. Los cuadros son en el fondo como una pequeña Installation donde la artist el dibujo o la acuarela con fragmentos vegetales, pueden ser hojas, ramas, detalles florales, y logra crear una pieza amiable, etérea, decorativa, muy agradable de ver.

Otras dos piezas de Ana Baquedano, ahora de color, donde la artista juega con los peinados.
AC/Heraldo.

D’Ana Baquedano tendéiert zum Stilezación, op d’Sutileza, fir d’Schafung vun detailléierte Pequeños, déi am Stil vun Sombreros funktionnéieren, vun onírica Timberen. La artistra encierra sus figuras, de aspecto gótico en ocasiones, en una caja que le permite crear un cierto relief con los elementos naturales. El dibujo puede ser precise, ceñido, de aire espiritual, pero también puede presentar algunos detalles de humor: hay una niña con un conjunto de hojas a modo de sombrero (que quizá hagan pensar en Eva Armisén), una joven que aparece prisionera en hexágonos caprichosos de una colmena de viñedo, y hasta parece haber guiños a clásicas images de la infancia soñadora como la niña que mira a la luna o la niña que parece sleep en la curva de la luna nueva. Mat veces se aproxima al trazo naiv.

‘Los niños perdidos’ vum Ana Baquedano Ochoa gouf an der Ausstellung Nummer 70 vum En Frío gutt presentéiert. D’Cifra gëtt pronto gesot, y más en estos tiempos en que las salas de arte tienden a desapareccer. “Solo paramos con la Pandemic. Y aquí estamos”, seet de José Luis Laín. Widderhuelen: “Hay que arrimar el hombro al arte y defender a los artistas. Y todos tienen que empezar”. La muestra permanecerá colgada hasta el 31 de enero.

.


0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *